Cuando emprendemos la acción en aras de lograr un objetivo, nuestras acciones no siempre nos llevan a alcanzar lo que deseamos. Cuando esto sucede, algunas personas suelen sentirse frustradas, desilusionadas o desanimadas por “la falta de logro”.

El sentirse así, es consecuencia de lo que muchos hemos aprendido a través de los años. Se nos ha educado en una cultura que nos enseña que “se gana o se pierde”, en donde “o estas conmigo o en mi contra”, en donde las cosas son “blanco o negro”, o “aprueba o repruebas”, Aprendimos a evaluar las cosas con un enfoque absoluto de “todo o nada”, de “lo logre o no”.

Este aprendizaje se generalizo, sin darnos cuenta, afectando casi todo lo que hacemos en la vida, llevándonos a ver las cosas a través de ese lente del “todo o nada”.

Quizá pienses que exagero, y puedes tener razón, pero creo que mucha gente responde de esa manera ante lo que hace: “Lo logre o no”

Ver las cosas desde esta óptica nos lleva a pasar por alto algunas cosas, que de tenerlas en cuenta, podrían ser muy útiles para nuestro crecimiento y el de nuestro negocio.

La vida, no sólo esta compuesta por los extremos, por los opuestos, entre ellos existe una gran cantidad de matices con los que se genera una enorme riqueza, con los que se construye la realidad. La vida no trata sólo de todo o nada, de blanco o negro es un proceso.

Cuando decides moverte en dirección a lo que deseas, sucede lo mismo, se inicia un proceso en el que todas tus acciones son importantes pues te llevan a obtener un resultado, aunque este no siempre sea el deseado por ti, puede serte útil.

Hace algún tiempo aprendí, que existe una gran diferencia entre definir objetivos y definir dirección.

Si bien es cierto que el definir Objetivos es útil, puede encerrar las siguientes trampas:

a) Hay quien, una vez alcanzado el objetivo se detiene, pierde el impulso y

b) Al evaluar los resultados, lo hacemos en términos absolutos, considerando si se alcanzo o no el objetivo, si “tuvimos éxito o no” y cuando no se alcanza suele ser desmotivante.


Por otro lado, cuando defines Dirección lo que haces es crear un punto de referencia hacia el cual te diriges y puede mantenerse como una constante. Por ejemplo: Mantener el crecimiento de mi Red, Mejorar constantemente los resultados de mi Negocio, Actualizar mis conocimientos sobre la industria, Facilitar el trabajo de mi equipo, Incrementar mis ganancias, etc.

El Definir Dirección te permite evaluar tus resultados con una perspectiva diferente, tomando en cuenta el grado de avances que tus acciones te ofrecen.

Por esa razón, si sólo tienes en cuenta tu objetivo, y tus acciones no te llevaron a obtener el resultado esperado puedes tener la sensación de “haber fracasado”, de que lo que hiciste no valió la pena, restando valor a lo realizado. ¿No es cierto?

Ahora bien, si al hacer la evaluación tienes en cuenta la Dirección que has definido, puedes sacar provecho del resultado de tus acciones. Cierto, tal vez no fue el resultado que deseabas pero finalmente lograste un resultado. Cuando evalúas con esta perspectiva, puedes apreciar en que grado tus resultados te llevan en esa dirección o que medida te acercan a ella. De esta manera, puedes valorar tus avances por pequeños que sean y puedes darte cuenta que todas tus acciones tienen un valor y que lo realizado ha valido la pena, ¿No es eso estimulante?

Así, al evaluar tus resultados, lo primero que debes hacer, es valorar que has tomado acción en dirección de lo que deseas, y eso es ya importante y muy útil si sabes aprovecharlo. Teniendo en cuenta esto, lo siguiente es hacer un análisis del resultado y de las acciones realizadas.

Para ello pregúntate:

¿Qué significa este resultado?

¿Qué es lo más valioso de lo que hice?

¿Qué puedo aprender de esta experiencia?

¿Cómo puedo mejor mi resultado?
¿Qué podría hacer de manera diferente?
¿Qué puede suceder si lo hago?

¿Hay alguna habilidad que debo adquirir o mejorar?
¿Existe alguien que pueda ayudarme a mejorar el resultado?

SI lo haces así, podrás seguir construyendo a partir de tus logros y lo más valioso de tus acciones, lo que habrá de mantenerte en un crecimiento constante a nivel personal y en tu negocio.


Recuerda: Los objetivos nos permiten saber que hemos llegado, la dirección nos mantiene en movimiento

 

Por favor déjame tu comentario, me gustaría saber lo que piensas.

Si crees que este artículo puede serle útil a alguien más,te agradeceré lo compartas.

 

Me dará gusto encontrarte aquí la próxima semana, mientras tanto recibe un abrazo.

 

Te interesa aprender lo que es Programación Neurolingüística y cómo puedes aplicarla en tu vida y en tu Negocio Multinivel, mejorando así notablemente tus resultados, si aún no lo has hecho, te sugiero te suscribas a mi boletín. Para ello, sólo tienes que llenar el formulario que aparece en la parte superior, al lado de este artículo.

Comparte