¿Como Terminar con una Relación Dañina o Peligrosa?

Relaciones PeligrosasHace algún tiempo vino a verme una persona con la finalidad de solucionar un problema que vivía en su relación de pareja. Desde hacia ya unos meses -me dijo- su pareja mostraba poco interés en la relación y aunque ella había intentado hablar del tema, él evadía o restaba importancia a la situación argumentando que no pasaba nada. Además de esto, existían conductas que le hacían pensar que él mantenía una relación con otra persona y cuando lo cuestionaba sobre esto, él respondía que no era así, que todo eran sólo ideas mal fundadas y que si salía era porque requería tiempo para él, para poder pensar y que si llegaba tarde, era debido a las exigencias de su trabajo. A pesar de lo que él argumentaba, existían evidencias que decían lo contrarioTodo esto, aunado a las sentimientos de insatisfacción, molestia, duda y temor que ella experimentaba, le llevaron a buscar ayuda.

Después de hacer un análisis de la situación y revisar todo lo que estaba sucediendo – teniendo en cuenta todas la evidencias- y habiendo intentado hablar con él –más de una vez- sin obtener una respuesta favorable, ella llegó a la conclusión de que lo mejor era terminar con la relación.

Sin embargo, después de haber tomado la decisión de separarse, hubo un momento en que la duda nuevamente hizo su aparición:

– “¿Y si realmente estoy equivocada?”

– “¿Y si tomo la decisión y me doy cuenta que no fue la mejor?

– “Tal vez yo estoy viendo las cosas mal… ¿Y si en verdad me quiere?

Expresiones como estas son las que una persona suele decirse a si misma cuando, inmersa en una relación que no es satisfactoria, viven esperando que esta mejore sin que esto suceda. Lo que, generalmente, trae como resultado que la relación se mantenga -en esas condiciones- de manera indefinida.

En otras ocasiones, también he escuchado expresiones como las siguientes:

– ¿Qué voy hacer yo sola?

– ¿Quién me va a querer a esta edad?

– ¿Y si nadie se fijan en mi? / Tengo miedo de quedarme sola

– Después de todo, se ha portado bien conmigo

Relaciones que dañana

Desafortunadamente, hay quien aún dándose cuenta que la relación no les aporta lo suficiente para sentirse bien ni es una relación saludable, se mantienen en ella experimentando sentimientos que van de la insatisfacción a la frustración pasando por la molestia para terminar atrapados en el temor que les paraliza y les impide actuar.

Pero ¿Qué lleva a una persona a vivir de esta manera, a permitir que esto suceda?

Aunque pueden existir varios factores para que esto suceda, hay uno que suele estar presente como una constante en muchas de estas relaciones, que impide el romper con ellas, manteniéndose encadenados y sufriendo sus consecuencias. Una pobre autoestima.

Se dice que la falta de autoestima esta en el origen de muchos de nuestros problemas.

Cuando no tenemos confianza en nosotros mismos o dudamos de nuestras capacidades y de nuestro valor como seres humanos, solemos buscar a otros para tratar de “llenar nuestros vacíos” para compensar nuestras carencias y sentirnos seguros.

La necesidad de ser aceptada/o, aunada al sentimiento de no ser digna/o de ser amado, vuelve -a quien así lo vive- peligrosamente vulnerable, llevándole a conceder y aceptar situaciones que le ponen en desventaja y atentan contra ella, abriendo además el camino de la dependencia.

Así, algunas personas tienden conceder a otros el poder de dirigir sus vidas, otorgándoles a estos cualidades que no poseen, lo que puede verse reflejado en expresiones como estas: “El me dio la fuerza necesaria para…” o “sólo con él logro ser…” y al conferirles ese poder se vuelve más difícil romper esas cadenas: “Que voy a hacer sin él…”

Pero además, su falta de autoestima, de valor propio, les impide ver con claridad que no fueron los otros sino ellos mismos quienes lograron y pueden lograr las cosas, el problema es que la percepción que tienen de si mismos y su dificultad para ver con claridad la realidad, les lleva a distorsionarla de forma muy desfavorable para ellos, reforzando al mismo tiempo la idea limitada que tiene de si mismos.

Por esa razón, la única manera de terminar con relaciones que pueden volverse dañinas y peligrosas, de establecer relaciones sanas y equilibradas y al mismo tiempo de establecer una mejor relación con la vida y con el mundo, es trabajando para establecer una mejor relación con uno mismo.

Trabajar en la construcción o reconstrucción de una autoestima sólida y bien estructurada, la que se inicia con la auto-aceptación de lo que uno es, la aceptación de que somos seres imperfectos y que como tales, tenemos defectos o déficits y que no por eso, dejamos de tener valor como seres humanos. Sólo en la medida que lo reconocemos y lo aceptamos podemos comenzar a trabajar en ello, de otra manera, al negarlo, “no existen” y al “no existir” no habrá necesidad de modificar nada.

Una vez identificados y aceptados, es importante comenzar a trabajar en ello, en hacer las paces con uno mismo, resolver y soltar las cosas pendientes o inconclusas, perdonar y perdonarnos. Deshacernos de ideas erróneas y limitantes, de cosas que no tiene ningún valor y ningún sentido seguir cargando. Comenzar a enriquecer la forma de vernos a nosotros mismos, expandir nuestros limites, entender que lo que aquello que pensaba o paso ayer puede ser visto e interpretado hoy de una manera diferente. Comenzar a ver lo que en verdad somos y no lo algún día nos hicieron creer y que en algún momento aceptamos, como si no hubiera ninguna otra posibilidad para nosotros. Aprender a vernos como seres valiosos, dignos de amor y de respeto. Comenzar a vernos como seres capaces y con el mismo derecho que quien esta dispuesto a asumir la responsabilidad sobre su vida para construir su felicidad y lograr vivir una vida más plena.

Liberarse

Comenzar a construir una auto-estima solida y bien estructurada, tal vez requiera del apoyo de un profesional en un principio –para resolver cosas- pero lo más importante es que depende de que tú lo decidas.

¿Crees que este contenido puede serle útil a alguien a quien tu conoces? De ser así, te agradeceré se lo hagas llegar y lo compartas a través de las redes sociales.

¿Te interesa recibir las actualizaciones del blog? Suscríbete en el formulario que aparece en la parte superior a la derecha.

Comparte