¿Cómo quieres empezar tu día?

 

¿Estas lista o listo para iniciar el día?

 

Te lo pregunto porque el común de la gente se levanta en automático y vuelve a la rutina de todos los días. ¿No es cierto?

 

Desafortunadamente, parte de esa rutina es encender la televisión o la radio mientras te preparas para ver-noticiasdespedir a tu familia que sale rumbo a sus actividades diarias o bien mientras tú te preparas para salir a trabajar. A veces incluso, sigues escuchando la radio mientras te diriges a tu trabajo.

 

Y digo desafortunadamente porque gran parte de la información que llega a nosotros desde esas fuentes no es nada útil ni enriquecedora por el contrario esta saturada de mensajes negativos y nada esperanzadores.

Y peor aún, como la mayoría de la gente escucha las mismas negras historias, ¿De que crees que habla la mayoría de las personas?

 

Así, inmersos en la rutina del día a día, sin reparar en ello, somos títeres de ella y de todos los estímulos negativos que recibimos, estímulos que lo único que logran es llevarnos a ver el lado oscuro, lo malo de las cosas.

 

Siendo así ¿como crees que iniciamos el día? ¿de que manera crees abordaremos las diferentes situaciones que se presentaran a lo largo del mismo?

Nada halagador el panorama ¿verdad?

 

Se dice que somos lo que comemos, lo mismo aplica para nuestra mente, la pregunta es: ¿Que alimento llevas a tu mente? Bien sea consciente o inconsciente, los estímulos, la información llega a nosotros.

 

Recuerda: Si basura entra, basura sale.

 

Así que, volveré a hacerte la pregunta: ¿Estas lista o listo para iniciar?

disena-tu-dia¿No te gustaría ser tú quien decida como quieres sentirte a lo largo del día?

¿Poder dar una respuesta más útil y sana para ti a las diferentes situaciones que surjan a lo largo del mismo?

Si la respuesta es si, aunque se que puede haber otros recursos o estrategias, aquí tienes algunas ideas que puedes implementar para crear el día que tu deseas vivir.

 

Lo primero que debes hacer es darte un tiempo para crear tu día.
Ahora, utiliza ese tiempo para definirlo, ¿cómo quieres que sea y cómo quieres sentirte? ahí empieza la magia.

 

  1. ¿Cómo quieres que sea tu día?
  • ¿Estimulante o tranquilo?
  • ¿Quieres que sea una experiencia gratificante y llena de aprendizaje o quieres que sea un día brillante y novedoso?
  • ¿Quieres que sea un día productivo?

(defínelo cómo tú lo deseas)

 

  1. ¿Cómo quieres sentirte?
  • ¿Lleno de energía y entusiasmo o tranquilo y relajado?
  • ¿Alerta y dispuesto a ver o crear oportunidades de aprendizaje y crecimiento?
  • ¿Orgulloso y seguro de ti mismo?
  • ¿Alegre y optimista?
  • ¿Amoroso y empático o firme y cerebral?
  • ¿Productivo y contundente?

(Elige el estado que quieres experimentar)

 

Ahora piensa ¿cuándo en el pasado…

  1. Fue un día cómo el que deseas tener?
  2. Te sentiste así como deseas sentirte?

 

Busca dentro de tus experiencias pasadas ese día y esas sensaciones que deseas tener.

Una vez la hayas encontrado, usando tu imaginación, ve hasta ahí y sumérgete en esa experiencia totalmente.

 

El objetivo es que te des cuenta cómo es un día así y sobre todo, cómo es sentirte así –como tú lo deseas- quiero que prestes atención a todo lo que te sucede:

 

  • ¿Cómo sientes?
  • ¿Cómo ves las cosas?
  • ¿Qué te dices cuando te sientes así?
  • ¿En que te enfocas?
  • ¿Cómo piensas, cómo te hablas cuando te encuentras en ese estado, sumergido en esas emociones?
  • ¿Cómo actúas sintiéndote así?

 

Sumergido en esa experiencia, deja que las sensaciones sean evidentes, deja que fluyan y cuando lo hagan, cuando te sientas llena (o) de ellas, piensa en una palabra que asocies con eso que estas sintiendo –por ejemplo: “luz”, “verde” o “poder”- y dila para tus adentros mientras lo estas experimentando.

Mantente en ese estado durante unos segundo, deja que tu mente y tu cuerpo se acostumbren, se entrenen a vivir así.

Repite –cuatro o cinco veces- durante el día esa palabra, cerrando brevemente tus ojos mientras lo haces, la sensación deberá volver a ti cuando lo hagas. Eso te mantendrá conectado con ello.

 

escuchar-musicaUn recurso más… la música.

Todos tenemos música que nos “mueve” o nos prende y nos genera sensaciones o despierta en nosotros emociones, estados especiales.

Busca la música que te gusta y que te pone en ese estado que tú has elegido tener durante el día. Escúchala –si te es posible- antes de salir de casa o mientras te diriges a tu trabajo y en algún momento del día, esa es una forma rápida de conectarte con ese sentir que tu deseas para ti.

 

En lo momentos difíciles.

El que te des el tiempo para “crear tu día” no significa que tendrás un día perfecto, no, pero si puedo asegurarte que al hacerlo, estarás creando un faro que te servirá de guía para mantenerte en la dirección deseada y te permitirá retomar el rumbo cuando algo te saque del camino.

 

¿Cómo hacerlo?

Cuando las cosas no vayan como tu deseas, pregúntate:

  • ¿Cómo me haces sentir esto?
  • ¿Es así como quiero sentirme?

 

Si las respuesta es no. Salte de esa vía pues no te conduce a donde tú deseas.

En algunas ocasiones sólo bastará con ver nuevamente tu faro, pensar en el estado que has elegido, en la palabra que le asignaste para que retomes el rumbo.

 

Otras veces quizá estés más involucrado en ello y demande de ti una repuesta diferente, cuando sea así, pregúntate:

  • ¿Qué puedo hacer con estas situación?
  • ¿Tiene sentido que me quede atorado en este sentimiento, me es útil?
  • ¿De que otra manera puedo verla que sea más útil para mi?
  • ¿Cómo puedo responder a esto de una manera más constructiva?

Y finalmente:

  • ¿Cómo quiero sentirme?

 

Beneficios

Detenerte a pensar como quieres que sea tu día antes de iniciarlo puede ser de gran utilidad para dirigir tus pensamiento y tus acciones en esa dirección.

Al hacerlo estarás asegurando ser tú -y no los demás- quien define lo que has de vivir la mayor parte del día y como habrás de hacerlo. Al saber lo que quieres evitarás “comprar” la basura que otros te venden.

Si, cada día puede ser diferente y eso dependerá de ti, por lo que cada día puedes crear –literalmente- un nuevo día. Sólo necesitas unos pocos minutos para diseñarlo.

faro

Si, se que el hábito es muy fuerte y al principio puede jalarte hacia el camino conocido aunque no siempre el más útil, pero dependerá de ti comenzar a recorrer el nuevo camino y si lo haces, poco a poco te darás cuenta que se vuelve familiar y más fácil de transitarlo.

 

Si consideras que el contenido de este articulo puede ser valioso para alguien más, mucho te agradeceré lo compartas a través de las redes sociales y con aquellos a quienes puede serles útil.

 

Si tienes algún comentario sobre este contenido, escríbeme por favor, me dará gusto estar en contacto contigo. Mi correo: guillermoerazomendoza@gmail.com

 

Que hagas de este día tal como quieres que sea y que lo disfrutes.

 

Un abrazo

 

 

Comparte

Después de la tempestad…

Hace unos días platicaba con Tere, una de mis pacientes, y no pudimos evitar reírnos al recordar el motivo y las condiciones en que le conocí el día en que llegó por primera vez a verme.

 

Aquel día, cargada de un gran dolor, llena de miedo y confusión, si bien es cierto buscaba ayuda para salir del “hoyo” en el que se encontraba experimentaba grandes dudas de, si sería posible.Llorando

– “Cuando me decías: “todo va a estar bien, todo va a estar bien”, yo no veía cómo, y me preguntaba: “¿de qué habla? ¿cómo lo va a hacer?”

 

En aquel momento Ella se sentía a la deriva, sola, llena de desconfianza, y se preguntaba “¿por qué me pasa esto?”. Se sentía en un mundo oscuro y carente de sentido. Tenía miedo de estar sola y estaba convencida de que su bienestar dependía de la respuesta y la aceptación de otra persona, la desesperanza era su “bandera” y el llanto su compañero.

 

Así iniciamos el proceso, recuerdo que le dije: “vamos a hacer magia, pero aquí lo más importante es que eres tú quien hará la parte más importante, yo sólo voy a enseñarte los pases mágicos pero tú eres quien hará la magia”. Y aunque hubo momentos en que parecía que los “fantasmas” creaban estancamiento y ganarían, la realidad es que no fue así, cada vez era más evidente que el cambio se estaba gestando; sus decisiones y sus acciones demostraban que caminaba en dirección que ella había definido para sentirse bien y vivir mejor. En efecto, su participación ha sido determinante –ha hecho la magia- para lograr lo que vive.

 

Hoy las cosas han cambiado, ella ha vuelto a tomar el control de su vida y puede darse cuenta de todo lo que esto representa. Ahora experimenta una sensación de libertad y se da cuenta que su bienestar y su felicidad no depende de otra persona, sino de sí misma. Ha descubierto que la mejor forma de mantener una relación sana con otras personas, es, en principio, teniendo una sana relación con ella misma. Comenzó a tomar sus propias decisiones y aunque no tiene la certeza de que todas serán correctas, si tiene la certeza de que son sus decisiones y está dispuesta a asumir con una actitud de aprendizaje y crecimiento las consecuencias que estas generen.

 

Su miedo a estar sola ha desaparecido, ahora incluso ha aprendido a disfrutar y sacarle provecho al estarlo, no es más una amenaza sino un aliado.

Disfrutar la soledad 2

Actualmente su proceso de crecimiento continúa y aunque no puede evitarse que haya momentos difíciles y caídas eventuales, ahora tiene la capacidad de levantarse con mayor rapidez y con mayor fortaleza.

 

Sí, no pudimos evitar reírnos al recordar aquel día y ver que lo que en aquel momento parecía imposible y oscuro, hoy se ha vuelto una grata realidad llena de luz, la magia está hecha. Y tal como ella misma lo dice: “Esta Mujer esta Nuevamente de Pie, más Fuerte y Feliz. Nadie se rinda ante la adversidad”.

 

Ver florecer a un ser humano, es una de las cosas más hermosas que puedo vivir. Doy gracias a Dios y a la vida de tener esa oportunidad.

Cuando una persona florece, la belleza que irradia y “el aroma” que despide no sólo le toca a él mismo sino que alcanza a quienes le rodean y también disfrutan de verle florecer.

 

Y si, es cierto…

 

Después de la tempestad, viene la calma.

 

O como lo escribí en mi artículo que lleva por título: Nada es eterno

 

 

Un nuevo dia

“Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes”

 

El nombre de quien hablo es real y lo he usado con su consentimiento. Gracias Tere.

 

Si crees que esta información puede serle útil a alguien a quien tu conoces, te agradeceré se la hagas llegar.

 

¿Tienes alguna pregunta acerca de este contenido o deseas enviar algún comentario sobre el mismo? puedes hacérmelo llegar a través de: whatsapp o telegram al 921 222 97 32 o escríbeme a guillermoerazomendoza@gmail.com me dará gusto poder estar en contacto contigo.

 

Si te interesa aprender a utilizar la Programación Neurolingüística y mejorar tu calidad de vida, haz clic aquí para conocer los próximos eventos.

 

Te envío un abrazo deseando que la semana que esta por iniciar este llena de luz y la disfrutes.

 

Un abrazo.

 

Guillermo Erazo

Comparte

¿Vivir como victima o dejar de serlo?

Es tu culpaCuando culpas a otros y/o a las circunstancias por lo que sucede o no sucede en tu vida, te conviertes en tu mayor obstáculo o en tu peor enemigo en tu camino al éxito y tu felicidad.

Cuando asumes la actitud de victima buscando afuera las causas de tu fracaso o de tus errores, lo que haces, es evadir la responsabilidad que tienes sobre tu vida, colocándote así, en una posición cómoda, sí, pero terriblemente limitante, pues si no te has dado cuenta, lo único que haces, es otorgar a otros el poder de controlar tu vida.

Pues mientras ellos no decidan actuar de manera diferente –y difícilmente lo harán- o las condiciones no cambien, tú seguirás parada(o) en el mismo lugar, obteniendo los mismos resultados y viviendo las mismas condiciones que hasta ahora has vivido.

Por esa razón, si sigues culpando a los demás, a los integrantes de tu equipo, a tu familia, a tu pareja, a las circunstancias o incluso a la suerte de que tu negocio no crece o de que tu vida no es lo que deseas, difícilmente se dará un cambio en tus resultados.

Recuerda: Cuando no eres parte del problema… tampoco eres parte de la solución.

Por eso, si has decidido vivir de esa manera, sólo quiero pedirte un favor: no te quejes y no culpes a otros de lo que has hecho de tu vida, pues tú has decidido renunciar a tu poder, al colocarte en esa posición de víctima.

De esta manera, Tú mismo te conviertes en uno de los más grandes obstáculos levantados frente a ti, impidiéndote hacer de tu vida y/o de tu profesión o tu negocio todo lo que deseas y con esto, negándote la posibilidad de alcanzar el éxito, de vivir una vida feliz.

Recuerda, Winston Churchill dijo: “El precio de la grandeza es la responsabilidad”

Ahora bien si quieres cambiar las cosas y darle un giro a lo que vives, lo primero que tienes que hacer es:

 

  • Asumir la Responsabilidad de tu Vida

Cuando lo haces, entras en control de lo que en ella sucede y tienes la capacidad para darle vuelta a lo que no te gusta. Aceptar que: “Yo soy el único responsable de lo que sucede en mi vida” es un paso importante pero no suficiente si realmente quieres transformarla y mejorar.

  • Decide Cambiar las Cosas…

Que no te gustan, aquellas con las que no estás conforme.

No tienes porque seguir viviendo así, cómo hasta hoy lo has hecho, si eso no es lo que quieres.

Nuestra vida, es el producto de nuestras decisiones. Lo que vives hoy, lo que eres, eso en lo que te has convertido y lo que has logrado, es el resultado de las decisiones que has tomado a lo largo de tu vida.

Muchas personas no se atreven a decidir por dos razones: la primera, es que durante toda su vida, han permitido Liberarseque otros decidan por ellas. La segunda, es que temen que la decisión tomada no sea la correcta.

Irónicamente, dejar que otros decidan por ti, que decidan qué es lo que ha de ser tu vida, es la peor decisión que puedes tomar. ¿No es cierto?

Por esa razón, Después de Asumirte como el responsable de lo que sucede en tu vida, la decisión más importante que habrás de tomar, es la de cambiar lo que no te gusta y para lograrlo, necesitas decidir qué es lo que quieres hacer de tu Vida. Tómate un tiempo para definirlo.

Después de hacerlo…

  • Comprométete con tu Decisión

Alguna vez, un amigo me dijo: “El problema no es tomar la decisión, sino echarla a andar”. Mucha gente tomó la decisión de desarrollar un proyecto o un cambio en su vida, lo inicia, pero… ¿llega hasta el final? ¿lo hace realidad? La mayoria de las veces no.

Luego entonces, de poco servirá que tomes la decisión si no te comprometes a hacerla realidad.

Si observas con atención la palabra Comprometerte, si me lo vales –esta es una consideración mia- está compuesta por dos palabras:

  • Compro, quiere decir: Adquiero, hago mío algo, acepto
  • Meter, significa: Colocar algo dentro de. (Me meto, me involucro en…)

Considerando lo anterior, puedo decir que comprometerme es: hacer mía la decisión y meterme en ella, involucrarme.

Mientras te digo esto, viene a mi mente lo que le escuche decir a Jesús Antonio Maya -líder de negocios multinivel- al hacer referencia a lo que sucede con algunas personas al intentar hacer el negocio, dijo: “Hay gente que sólo mete la mano para checar como está el agua en la piscina, pero si quieres hacer algo realmente significativo, es necesario que te sumerjas en ella” para mí, eso es comprometerse.

 

Para determinar tu nivel de compromiso pregúntate:

¿Qué estoy dispuesta(o) a hacer para lograr lo que deseo? y

¿Qué estoy dispuesta(o) a dejar de hacer para alcanzar mis metas?

 

Recuerda: Que tan grande es tu compromiso, determina la grandeza de tus logros. Por esa razón, si tu compromiso es pequeño, no es esperes grandes resultados.

Ser dueña de tu vida

 

Deseo asumas la responsabilidad de tu vida y sea tú quien decida lo que has de ser de ella.

 

¿Crees que este artículo puede serle útil a alguien a quien tú conoces? Si es así, mucho te agradeceré lo compartas con ellos y a través de las redes sociales.

 

Me gustaría saber que piensas sobre esto, déjame tu comentario aquí o envíalo a través de WhatsApp al 921 222 97 32 desde ya, Mil Gracias.

 

Un abrazo

Guillermo Erazo

Comparte

Dejar atrás

María llego a verme pues a travesaba por una situación que le resultaba muy difícil manejar, a pesar de que había intentado ser fuerte, no podía evitar sentirse perdida y abatida. Después de tener una relación de 15 años, hacia un par de meses todo había terminado.

 

Terminando la relaciónUn día por la noche, mientras hablaba con su esposo, éste le dijo que deseaba separarse. La noticia tomo por sorpresa a María, a quien le costaba trabajo entender lo que estaba sucediendo. Si bien era evidente que hacia tiempo las cosas entre ellos habían cambiado, para ella no existía una razón de peso para que todo acabara. Y aunque al principio María se había negado a aceptar la separación, esta termino por darse, la decisión estaba tomada.

 

Los días que siguieron a la separación fueron muy difíciles para ella y aún, después de dos meses, lo seguía siendo, a pesar de sus intentos, se sentía vulnerable emocionalmente y esto estaba afectando la relación con sus hijos, su vida social y su desempeño en el trabajo. Ante este panorama decidió buscar ayuda.

 

 

Cuando Una Relación Termina

 

Para muchas personas –que han mantenido una relación- el momento de la separación suele ser uno de los momentos más dolorosos que puede enfrentar. Y aunque pudiera parecer que lo es más para quien “se queda” que para quien decidió separarse, no siempre es así, en ocasiones también quien decide “irse”, quien decide terminar la relación puede experimentar dolor por la ruptura. Las razones de la misma –la decisión de terminar- pueden ser diversas y de ellas no hablaré hoy aquí.

 

La realidad es que una vez tomada la decisión, una vez que no hay vuelta de hoja, la ruptura, la separación “hace tu parte”: golpea, derriba, y si quien la vive no hace algo, los efectos de ésta la atraparan en un remolino de emociones nada sanas.

 

Es esto precisamente: caer o sería mejor decir, dejarse atrapar por ese remolino, lo que hace que esta experiencia sea tan dolorosa. No, no estoy diciendo que no duela separarse de alguien. Muchas veces he dicho si perder algo material duele, con mucha más razón lo es el “perder”, el separarse de alguien con quien se ha compartido y se ha vivido una parte de nuestra vida, más cuando todo nació con la noble intención de construir algo juntos. Indiscutiblemente duele, no podemos negarlo.

 

No se trata de negar lo que estamos sintiendo. Yo suelo decir: “cuando te caes, se vale llorar si así lo quieres, sobarse o curarse las heridas pero después, ponerse en pie, ponerse en marcha, seguir caminando porque la vida no se detiene.”

 

Lo que trato de decirte es que sentir dolor tras una perdida es humano, es una respuesta natural pero la diferencia radica en si lo vas a dejar que fluya para dejarlo ir o si vas a quedarte atrapada/o en él y en todas esas otras emociones que le acompañan. La pregunta es: ¿Cuánto tiempo quieres vivir así, sumergido en el dolor?

 

 

¿Por que sucede así?

 

Como te dije, cuando María vino a verme habían pasado ya dos meses de su separación y para ella parecía que hubiera sido apenas ayer. Pero ¿que hace que esto sea así? ¿porque muchas personas suelen quedarse atrapadas en ese estado?

 

Una de las razones de que esto suceda es que, una vez que se produce la ruptura, una vez que la separación se ha pensar en el pasadodado, la personas suele “regresar al pasado”, “volver la vista atrás”, su mente, sus pensamiento se enfocan en “hacer una revisión” de lo vivido, hará “un recorrido” por las cosas que tuvo y que ya no tiene ni va a tener, el resultado: tristeza, nostalgia, dolor por lo perdido. Además con gran seguridad también dirija su atención hacia aquellas cosas que no hizo, que dejo de hacer o que a juicio de ella hizo mal, con lo que aparecerán los sentimientos de culpa o de molestia y se dirá: “si hubiera hecho esto o aquello quizá entonces…“ En otras ocasiones sus pensamientos le llevarán al terreno de la incapacidad o minusvalía, apareciendo estos en forma de: “si tan solo hubiera sido capaz de..” o “si hubiera sido x o y…” Así, con su mente enfocada en este tipo de pensamiento y estacionada ahí repitiéndolos una y otra vez, el resultado no es nada positivo, ni se vislumbra una salida rápida de ese “infierno personal” al que uno solo se condena.

 

 

Una Estrategia

 

Aunque existe algunas otras estrategias para Dejar Atrás este estado, para salir de ese “infierno”, la estrategia que voy a comentarte a continuación suele ser muy útil, al menos a María le dio resultado.

 

La idea es dirigir tu pensamiento hacia el adelante, ver hacia el futuro, un futuro que se abre ante ti, como suelo decir: “un futuro lleno de luz”, un futuro que aunque no sepas bien a bien y con precisión como es, si puedes comenzar a pensar que será bueno para ti. Puedes enfocarte en todas esas cosas que hace tiempo deseabas hacer, aquellas cosas que casi sin darte cuenta dejaste olvidadas en el camino, cosas que te gustaba hacer y a las que un día, sin saber porque, renunciaste, dejaste abandonadas, cosas que ahora puedes intentar, cosas que ahora pueden comenzar a ocupar tu agenda o con las que puedes crear un mapa de sueños, de objetivos y darle  así, un mayor sentido a tu vida.

 

¿Qué como se logra pensar así, ver hacia el futuro? Si, aunque se que para muchas personas esto puede parecer difícil, la realidad es que como muchas cosas en la vida, esto tiene que ver con una decisión. La pregunta es ¿Cómo quieres sentirte? o como te lo pregunte líneas arriba ¿Cuánto tiempo quieres vivir sumergido en el Dolor? También te dije que experimentar dolor por una perdida o una separación es real y es humano, pero también te mencione que lo mejor era dejar que fluyera para dejarlo ir, para soltarlo.

 

Si, tal vez tu pensamiento quiera “jugarte una mala pasada”, volver la vista atrás, pero recuerda, eres tú quien ha de llevarlo hacia donde tu quieres, así es que si eso sucede, sólo “jala las riendas” y vuelve a meterlo en el camino.

 

Después de haber caído, se vale llorar, sobarse o curarse las heridas pero después hay que ponerse de pie, ponerse en marcha y seguir caminando, la vida aún tiene muchas cosas buenas para ti pero es necesario que salgas a su encuentro.

 

A casi lo olvidaba, María ha comenzado a caminar por un camino lleno de luz en el que ella se ha encargado de decorar su mundo con los colores que ella quiere, buscando crear los sonidos que acarician sus oídos para experimentar las más gratas sensaciones. No, su mundo no es perfecto pero ahora tienes la capacidad para retomar el rumbo cuando parece caminar por senderos en los que la luz parece hacer falta.

Nuevo amanecer

Recuerda: Lo que parece un final, sólo es la antesala de un “nuevo” principio, de una nueva aventura, la pregunta es: ¿Cómo quieres vivirla?

 

¿Crees que este artículo puede serle útil a alguien a quien tú conoces? Si es así, mucho te agradeceré lo compartas con ellos y a través de las redes sociales.

Recuerda que tus comentarios son muy valiosos para mi, puedes dejarlo aquí en en blog o enviarlo vía WhatsApp al 921 222 97 32  desde ya, Mil Gracias.

 

 

Un abrazo

 

Guillermo Erazo

Comparte

Cuando la emoción esta arriba…

EnojarseEn días pasados una organización me contacto para trabajar con uno de los integrantes de su equipo. La razón: aunque es considerado como una persona valiosa, capaz y comprometida con su trabajo y con la empresa, con relativa frecuencia suele verse involucrado en situaciones de conflicto que afectan o retrasan los resultados, y aunque generalmente tiene razón, todo esto resulta desgastante y crea un ambiente que no es sano para el equipo.

En situaciones de conflicto, es común que alguna de las personas involucradas en él –o ambas- suela llegar a ser ofensiva con sus palabras, con su expresión corporal y/o con su tono de voz. Lo que muchas veces afecta la relación y de repetirse -lo que es muy probable, pues se ha creado un patrón de conducta- la va deteriorando poco a poco. Desafortunadamente, esto no se hace evidente sino hasta que ya se ha causado el daño. En las organizaciones, esto predispone la intereacción entre los integrantes de un equipo llevando incluso a asumir posturas lo que dificultara la consecución de resultados.

Lo anterior, no es más que el resultado de nuestra falta de habilidad en el manejo de las emociones y de nuestro viciados -y nada utiles- patrones de comunicación que muchas veces estan “soportados” por una serie de creencias –limitantes- que lo unico que hacen es mantener esas conductas que muchas veces sólo empeoran las cosas y generan malestar.

No vistas de héroe a quien no debe serlo 

Cuando somos rebasados por la emoción y esta se apodera de nosotros, es muy fácil actuar de una manera exagerada, asumiendo una actitud que puede rayar en lo grosero o agresivo o cuando menos, ser percibida de esta manera, lo que finalmente actuará en contra de nosotros mismos.

Intentaré explicartelo.  En situaciones dificiles o de conflicto, mientras interactuas con otra persona, quizá lo que pides o dices sea razonable o justo. Desafortunadamente, cuando estas alterado emocionalmente, puede suceder que la manera como lo haces no es la más conveniente, lo que te hace ver como un villano ante lo demás y lo más critico de esta situación, es que puede restale importancia a tu mensaje, reduciendo su impacto, impidiendote alcanzar tu objetivo.

Además, tu actitud puede hacer que el otro levante “la guardia” asumiendo una postura defensiva que en nada ayudará en ese momento o bien puede llevarle a responder con temor; ambas respuestas pueden impedir que tu mensaje sea escuchado.

Suelo decir que este tipo de respuestas (cargadas emocionalmente) llevan al otro a “vestirse de victima”, cuando en realidad no lo es pero ante sus ojos y ante los ojos de quienes nos rodean –tal como lo mencione lineas arriba- puede hacernos parecer como el villano de la situación, aunque lo más critico, es el hecho de que una respuesta emocional, tiene el riesgo de crear la cerrazon y desviar la atención de lo que verdaderamente es importante.

No es sólo lo que dices…

Es aquí donde se hace evidente la importancia que tiene no sólo el Qué sino tambien el Cómo. Esto es: No sólo lo Que Dices, Sino Cómo lo Dices, lo que desafortunadamente, no siempre es atendido.

Por otra parte, es importante mencionar que cuando estamos afectados emocionalmente, la emoción no nos permite pensar ni ver con claridad las cosas, es por eso que en ese estado, solemos tomar pobres decisiones y/o actuar de manera inadecuada o impulsiva y tener dificultades para tomar acuerdos.

Esto último, estar atrapados en la emoción y actuar dirigidos por ella, suele ser muy peligroso y dañino para nuestras relaciones, sobre todo para aquellas que mantenemos con las personas que son importantes para nosotros o a las que nos une un lazo afectivo, pues cuando estamos en las manos de la emoción, podemos –“si quererlo”- ser muy duros e hirientes, lo que puede dejar huellas que afecten la relación, sobre todo cuando esta conducta llega a ser repetitiva.

Una sugerencia

Ahora quiero compartir contigo una idea que aprendi hace algunos años y puede darnos mucha luz en este tema pero sobre todo, ser de gran utilidad si la aplicas en aquellas situaciones que suelen complicarse en nuestra intereacción con otras personas.

La idea es esta: “Cuando la emoción esta arriba… la razón no entra”, te puede asegurar que si la tiene presente y actuar en consecuencia, comenzarás a obtener mejores resultados en esas situaciones dificiles o conflictivas.

Poco útil será intentar llegar a un acuerdo, tratar de entender o hacer que otros nos entiendan cuando la emoción “esta tiempo fueraarriba”, cuando su nivel es alto y no nos permite razonar con claridad. Lo más sensato y útil será tomarnos un tiempo –un tiempo fuera- para permitir que “las cosas se calmen” y emoción vuelva a su nivel, momento en el que podremos analizar mejor las cosas y verlas con mayor claridad, tratando de dar un dimensión más “objetiva” a lo que se vive.

El problema puede ser que algunas personas estan acostumbradas a que las cosas se “arreglan en caliente” –error- y si no lo haces así, asumen que no tienes interes. Aquí tendrás que ir educandote y educando al otro o los otros en el sentido de que es mejor esperar a que la emoción baje. Quizá al principio no sea fácil, pero puedo asegurarte que de hacerlo su útilidad comenzará a hacerse evidente.

Otra opción puede ser que comiences a practicar el salirte de ese estado, esta es una de las estrategias propia de la Programación Neurolingüística que puede ser utilizada, se le conoce como Disociarse y que en la medida que la practicas tu mente se entrena y se educa a hacerlo cada vez más fácil y más rápido hasta el momento en que se vuelve un hábito.

¿Te interesa aprender a manejar tus emociones? si es así esto puede interesarte haz clic aquí

 

Recuerda: “Cuando la emoción esta arriba… la razón no entra.”

 

Si crees que el contenido de este artículo puede serle útil a alguien a quien tu conoces, te agradeceré se lo hagas llegar o lo compartas a través de las redes sociales

 

SI tienes alguna inquietud, duda o pregunta en relación al contenido de este articulo por favor déjame tu comentario aquí en el blog o ponte en contacto conmigo a través de whatsApp al 921 222 97 32.

 

Un abrazo deseando que hagas de este un día productivo y gratificante.

 

Guillermo Erazo

Comparte

El cambio requiere construirse.

La historia del hombre feliz

Hace algún tiempo, se inscribió a uno de mis Diplomados en Programación Neurolingüística Tomás, quien por aquel tiempo atravesaba por una situación nada fácil. Unas semanas antes, habían cambiado al gerente del área en la que él se desempeñaba y junto con ese cambio, se realizaron otros más, uno de ellos impacto directamente a Tomás, le enviaron a realizar funciones de baja importancia que nada tenían que ver con lo que él había venido realizando, ni con su experiencia.

El gerente no le conocía y no sabía de sus capacidades ni de su experiencia por lo que “asesorado” por su equipo, Tomáshabía decidido transferirlo.

Durante esas semanas y bajo esas condiciones, junto con otras de carácter personal que se sumaron, su estabilidad emocional y su seguridad, comenzaron a verse afectadas y con ello su desempeño profesional. Todo esto, poco a poco comenzó a alcanzar su vida personal. Todo en su vida iba a la baja.

Cuando Tomás llego al Diplomado, SU DESEO era obtener herramientas, identificar cómo recuperar su equilibrio emocional, fortalecerse y con ello reencontrarse con su seguridad y darle vuelta a la situación que vivía.

 

El Simple Deseo.

Si bien es cierto que el Deseo es un paso importante para realizar un cambio personal, éste no alcanza para hacerlo realidad. El deseo abre la puerta para el cambio pero es necesario cruzarla.

 

El Conocimiento No Siempre es Poder.

Aunque suele decirse que –en esta época- el conocimiento es poder, no siempre es así, el mejor ejemplo es el de aquellas personas que demuestran un gran interés por aprender pero que sólo van de curso en curso o han leído y siguen leyendo los libros más vendidos sobre desarrollo humano o crecimiento personal y que si bien es cierto han acumulado datos y conocimientos, además de sumar diplomas a lo ya obtenidos, en su vida, todo sigue igual no ha pasado nada que cree una diferencia.

El conocimiento sin movimiento no sirve de nada. De poco o nada servirá todo el conocimiento que podamos adquirir, si este no se traduce en acciones y estas en resultados.

El conocimiento sólo se convertirá en poder cuando se ponga en practica, cuando se utilice para transformar a alguien o algo. Mientras escribo esto, recuerdo algo que aprendí hace tiempo: Poder es la capacidad de traducir intención en realidad. La pregunta es ¿tienes tú ese poder?

Lo importante, y sobre todo valioso, no es lo que sabes sino lo que haces con lo que sabes. Por esa razón yo suelo decir: Prefiero un 6 aplicado al 100 que un 100 sin aplicar. La única forma de obtener resultados es a través de la ACCIÓN.

 

tiempoEl Cambio Requiere Tiempo para Construirse.

Al principio de este artículo escribía que si bien –para cambiar–  el deseo es importante, este no es suficiente, para hacerlo realidad, es Necesario Construirlo.

Así, de la misma forma que para ponerte en forma y tonificar tu cuerpo requieres separar un tiempo para ir al gimnasio y crear tu transformación, de esa misma forma, para lograr un cambio personal es necesario dedicar un tiempo para construir tu transformación. A menos que lo aceptemos y actuemos en consecuencia, el cambio nunca se producirá.

Para la mayoría de la gente, es como si el sólo hecho de hablar o pensar en lo que desea cambiar lo hará realidad. Si bien es cierto el pensamiento es poderoso, sólo aunado a la acción y al tiempo habrá de transformarse en realidad.

Por esa razón, una de las cosas que pido a las personas que deciden participar en mis procesos de formación es, que identifique el tiempo que habrán de dedicar para construir su cambio. Ese tiempo en el que pasarán a la acción y se darán cuenta que…

 

Sólo la Practica Consolida el Cambio.

Dos cosas son fundamentales para instalar y consolidad un cambio, bien sea a nivel de conductas o de pensamientos, estas son: la emoción y la repetición. Esta vez quiero enfocarme en la repetición.

La practica es la vía por la que podemos repetir una y otra vez aquello que deseamos se convierta en una nueva forma de actuar o de pensar.

Es aquí donde cobra mayor importancia el punto anterior, la importancia de dedicar tiempo, en este caso con la finalidad de practicar aquello que hemos aprendido, de repetirlo una y otra vez hasta que la nueva conducta o el nuevo pensamiento quede instalado y se vuelva parte nuestra.

Si, tal vez al principio pueda parecer un tanto mecánico y hasta cansado pero a medida que lo hagas comenzarás a darte cuenta que se vuelve cada vez más sencillo y automático.

 

Practica y maestria

 

 

Ah, casi lo olvidaba…

Tomás es una de las personas que más dedicadas y comprometidas he visto con su proceso de cambio, de cada sesión salía decidido a poner en practica lo que habíamos visto y lo que les pedía hicieran durante el tiempo en que no nos veríamos.

Después de las primeras sesiones del Diplomado Tomás comenzó a evidenciar algunos cambios en su estado de ánimo y en su conducta mientras trabajaba, al grado que sus compañeros comenzaron a llamarle “El Hombre Feliz”.

Lo que en un principio se manejaba como una burla por parte de algunos de sus compañeros, comenzó a transformarse en inquietud – le preguntaba. ¿Qué estas haciendo?- y más adelante en reconocimiento hacia él. De esta manera poco a poco fue llamando la atención de su jefe por medio de sus acciones y sus resultados al grado de que unos meses después su situación laboral se transformaría, logrando primero una reubicación para más tarde lograr una promoción.

Hoy en día -y transcurridos algunos años desde aquel día en que inicio el Diplomado- Tomás sigue desarrollando su trabajo, disfrutando del reconocimiento pero sobre todo de lo que hace y por lo que además le pagan.

Antes de despedirme, quiero recordarte que para que tu cambio personal se haga realidad, requieres primero separar o asignar un tiempo para ese propósito y después, durante ese tiempo, aplicar lo aprendido y practicarlo una y otra vez hasta que esto se vuelva parte tuya.

 

Recuerda: la repetición es la madre de la habilidad.

 

Si has encontrado útil el contenido de este articulo, te agradeceré lo compartas con quienes creas pueden beneficiarse de su lectura y a través de redes sociales.

 

SI tienes alguna inquietud, duda o pregunta en relación al contenido de este articulo por favor déjame tu comentario aquí en el blog o ponte en contacto conmigo a través de whatsApp al 921 222 97 32.

 

Un abrazo.

 

Guillermo Erazo

Comparte